Por qué los niños deben salir a caminar

La obesidad es una condición cada vez más común entre los niños chilenos. Los indicadores señalan un alarmante incremento, debido a malos hábitos, como el sedentarismo y una poco adecuada alimentación.

Parece que los pequeños prefieren pasar más tiempo sentados o acostados para ver televisión, jugar con la consola de videojuegos o chatear con el celular. Si a esto se agrega el consumo de bebidas azucaradas y comidas ricas en grasas y calorías, se crea un problema para la salud del infante.

Caminar es una de las mejores soluciones para combatir la obesidad infantil. Si se inculca en el niño desde temprano, el ejercicio físico se convertirá en un hábito que lo acompañará desde la infancia a la adultez.

A continuación, te comentamos algunas buenas razones para estimular a tu hijo a caminar:

1. Caminar es una actividad física muy fácil de realizar, apta para todos: niños, jóvenes, adultos y ancianos. Siempre que no exista una limitación de movimiento, cualquiera puede pasear al menos 30 minutos diarios.

2. Con esta rutina tan sencilla se puede lograr grandes beneficios para la salud, aumentando la resistencia y la flexibilidad muscular, la coordinación y el reflejo de los movimientos, y la capacidad de los sistemas cardiovascular y pulmonar.

3. Además de contribuir a un normal desarrollo del cuerpo, caminar es un completo ejercicio aeróbico que quema calorías, ideal para bajar de peso.

4. Caminar es un ejercicio que se practica fuera de la casa, y que permite a los niños explorar el mundo, tomar el sol, y respirar aire libre.

5. En cuanto a su estado de ánimo, el pequeño tiene la oportunidad de distraerse, liberar energías, y socializar con otros niños. Esto tiene un efecto positivo en su conducta.

6. Por eso es especialmente indicado para los niños que, desde edad temprana, sufren de estrés, porque caminar les enseña a relajarse y a respirar correctamente.

7. También su rendimiento escolar se favorece, porque mejora la concentración, el aprendizaje y la creatividad.

8. Si además se hace en familia, caminar estrecha la comunicación y los lazos sentimentales entre el niño y sus seres queridos.

Por todo esto, prepárate con tu niño y ¡salgan a caminar!

Comentarios